ORÍGENES Y ANTECEDENTES DEL CONTRATO DE FORMACIÓN Y APRENDIZAJE.

27 julio, 2016Leave a reply

Historia de los contratos de formación.

Los orígenes de la Formación Dual se remonta a los Gremios de Oficios que se desarrollaron en casi toda Europa en la Edad Media, teniendo como base la idea de que el aprendiz adquiría los conocimientos de una profesión al lado del maestro. Estos gremios formaban un sistema de producción dividido en oficios y regulado en cada ciudad o territorio. Posteriormente este modelo fue adaptándose al sistema económico a lo largo de los siglos XIX y XX.

En el pasado siglo la Formación Dual se implantó en algunos países europeos, en principio en Alemania, Austria, Suiza y Dinamarca; y posteriormente se aplicó a otros como Holanda, Francia o el Reino Unido. El modelo alemán ha sido uno de los de mayor éxito. En Alemania la Formación Dual se remonta a finales de los años sesenta y principios de los setenta, por lo que cuenta con una larga trayectoria en la implantación del sistema. Más información en la web www.aenoa.com

Las causas de la implantación de este sistema en el país germano fueron:

  • La masificación de las universidades tradicionales y la falta de mano de obra cualificada.
  • La globalización y la integración europea, que hizo que las empresas reclamaran una mayor presencia de profesionales adaptados a los nuevos tiempos.

Hoy en día existen unas 350 titulaciones profesionales en las que está implantado el sistema de Formación Dual. El tiempo de formación oscila entre dos y tres años y medio. En este tiempo el alumno recibe una remuneración por parte de la empresa donde realiza las prácticas, incluyendo cotizaciones a la Seguridad Social.

En España la figura jurídica del Contrato de Aprendizaje o posteriormente denominada como Contrato para la Formación, cuenta con una larga trayectoria y ha ido evolucionando desde su inicio. El texto que reguló por primera vez en nuestro país la figura jurídica del Contrato de Aprendizaje fue la Ley de 17 de julio de 1911, la cual lo definía como: “…aquel contrato en el que el patrono se obliga a enseñar prácticamente, por sí o por otro, un oficio o industria, a la vez que utiliza el trabajo del que aprende, mediando o no retribución y por tiempo determinado”.

A lo largo del siglo XX fue evolucionando hasta convertirse en un contrato laboral pleno con la llegada de la democracia mediante la Ley de Relaciones Laborales de 1976, que reguló un nuevo “Contrato de Formación en el trabajo” para fomentar el empleo juvenil.

About author:

All entries by